Cheeeeese crea la gama “pots Obrist” para el líder del sector de vinos en Suiza.

 

Visuel_Obrist

 

 

Artesanos del vino desde 1854, propietarios de 55 hectáreas de viñedos que se extienden desde las terrazas de Lavaux (lugar de excepción, patrimonio de la UNESCO), cruzando el Chablais, Obrist es uno de los productores y negociantes de vinos más importantes de Suiza.

 

Esta casa de renombre ha pedido a la agencia de branding y design cheeeese la renovación de su gama “pots” de Obrist, una de sus líneas de productos más emblemáticas destinada al canal de restaurantes.

 

Los vinos Obrist a día de hoy son reconocidos y apreciados tanto por connaisseurs como por gente de la profesión.

 

La casa suiza quiere extender su notoriedad a la nueva generación de chefs para que estos destaquen sus productos de calidad.

 

La gama, de más de 25 referencias de vinos tanto suizos como italianos o franceses, es icónica y reconocible por la forma de sus botellas, y hoy benefician de una imagen y un diseño que reflejan la riqueza y la diversidad de la marca.

 

Para esta renovación, la agencia cheeeeese decidió explorar la pista del “vintage”, poniendo de relieve la historia, el patrimonio y la autenticidad de cada referencia con elementos ilustrativos simples e identificables a primera vista.

 

El tratamiento de la etiqueta de forma redonda sigue de manera natural las formas generosas de la botella.

 

La disposición original de los textos y de las ilustraciones sobre las etiquetas responde a la voluntad de autenticidad, y a la vez aporta una dimensión pedagógica a las diferentes regiones y denominaciones de origen.