Mano de la Brisa

Contexto

Los olivos del Cortijo Mano de la Brisa se encuentran muy cerca del estrecho de Gibraltar, lo que les permite disfrutar tanto del calor Andaluz como de la humedad de los vientos alisios regando suavemente los arboles. Los olivos se crían con el respeto más puro de su identidad y de su ecosistema. Los productores han apostado por un producto puro, natural y sin pesticida ni herbicida. Con una finalidad ecológica, todos los residuos están reutilizados en la producción, creando de este modo un ciclo virtuoso que respeta el medio ambiente. Las aceitunas se recogen a mano para evitar daños y conservar la mejor calidad.

El aceite Mano de la Brisa se divide en dos ensamblajes: La Mano de la Brisa Intensa, un aceite diferenciado con una ligera amargura; y Mano de la Brisa Dulce, más suave y equilibrado.

Mano de la Brisa contactó con Cheeeeese! para crear y desarrollar la identidad e imagen completa de la marca.

La identidad del aceite Mano esta basada en torno a la pureza y a la simplicidad. Con una atención particular al detalle. Cheeeeese! (Ginebra) centró el diseño en las esencias del producto: un packaging transparente que potencia la calidad de este aceite de excepción. Las imágenes reveladas a través del aceite ilustran la recogida a mano de las aceitunas y el respeto por el producto. El logo ha sido pensado con el fin de representar el circuito cerrado en el que esta producido el aceite, sin adición de productos externos. El circuito termina con el barril que libera el aceite elaborada.

Acciones

Identidad visual – Logo – Packaging – Pagina web